Introducción a la MTC: De la unidad a la dualidad

Iniciamos con éste una serie de artículos para exponer de forma rápida y esquemática la teoría básica de la MEDICINA TRADICIONAL CHINA. Comenzamos con lo más básico, el estudio de la Unidad y la Dualidad.

De los primeros filósofos taoístas surgió el concepto de “TAO”, que correspondería a lo que en Occidente entendemos por “Universo”, es decir, la totalidad de todo lo que existe. Aunque es difícil expresarlo en una sola frase podríamos decir que dentro de ese TAO o Universo todo es Uno. De la misma forma que podemos observar la Unidad en el Universo podemos, de forma abstracta, transmitirlo también a cada una de las cosas que existen dentro de él, por lo que cada parte, por pequeña que ésta sea, si la estudiamos aisladamente sería también una unidad en sí misma.

Pero si observamos con detalle la Unidad, descubrimos rápidamente que no es homogénea en todos sus aspectos, sino que tiene partes, hay un arriba y un abajo, un dentro y un fuera, un lado y otro, de forma que podemos ver que dentro de la Unidad hay dos aspectos complementarios, y aunque a veces los consideremos opuestos, realmente no lo son ya que no es posible entender uno sin la presencia del otro. Daría la impresión de que dentro de la Unidad todo está en equilibrio estático y que no es tan fácil el cambio, por lo que la presencia de dos factores complementarios facilitaría la evolución y el crecimiento gracias al conocimiento de esa Unidad y de su funcionamiento interno.

A estos aspectos complementarios se les ha denominado en Oriente con las palabras Yin y Yang intentando de esta manera no darles ninguna connotación de bondad o maldad, simplemente se expresan las dos partes que existen en cada Unidad. Los ejemplos de Yin y Yang son inagotables y los encontramos continuamente a nuestro alrededor: frío y calor, luz y oscuridad, noche y día, masculino y femenino, arriba y abajo, anterior y posterior, entrada y salida, fino y grueso, grande y pequeño, inspiración y expiración y como estos un largo etcétera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *