La obesidad desde la Medicina Tradicional China

La obesidad está definida como acumulación excesiva de grasa corporal y caracterizada por un índice de masa corporal o IMC aumentado (mayor o igual a 30 kg/m2).

Un gran número de patologías han sido asociadas con la obesidad, como la artrosis, enfermedades cardiovasculares, infertilidad, apnea del sueño, diabetes, e incluso cáncer.

La etiología es muy compleja y variada, factores endógenos (biológicos) y exógenos, desde el desajuste del equilibrio hambre-saciedad, hasta factores psicológicos y antropológicos, completan un cuadro de muy difícil manejo clínico.

 

Obesidad común en Medicina Tradicional China

 

Durante años se han ido desarrollando una madeja de teorías y soluciones entorno a la obesidad, pero la Medicina Tradicional China estudia la obesidad igual que el resto patologías y se centra en el plano biológico de la enfermedad, el desequilibrio biológico personal en el que se asienta.

Como síntesis de los múltiples síndromes que la Medicina Tradicional China ha estudiado que están presentes en el desarrollo de cada obesidad, se determina un terreno biológico básico común, que junto con uno o varios de otros tres terrenos específicos, gestan un cuadro biológico propio.

TERRENO BÁSICO COMÚN:

El factor biológico de fondo en la constitución de la obesidad común es el Vacío de Qi en Bazo y Riñón que induce Flemas y Mucosidades Turbias. Es decir, deficiencia energética determinada en alguna parte del digestivo, un enlentecimiento del avance del bolo alimenticio en estómago e intestino delgado que induce ascenso insulínico y cortisólico y a la vez hiperproducción edematosa y mucosa.

Fitoterapia biológica: Se trata de un conjunto de plantas considerada en China imprescindible como fitoterapia de fondo en toda obesidad porque su acción es doble: tonificante del metabolismo digestivo y dispersante del edema y de las flemas que infiltran los tejidos. I-33: Alholva (Trigonella foenum-graecum L.), Genciana (Gentiana lutea L.), Bardana (Arctium lappa L.), Diente de león (Taraxacum officinale Weber), Agrimonia (Agrimonia eupatoria L.).

TERRENO 1:

Humedad en Bazo y Mucosidades turbias. Obesidad por acumulación de edema y flemas. Edema, sensación de pesadez corporal, hinchazón abdominal, falta de fuerza, disnea y sofocación respiatoria y digestiones pesadas.

Fitoterapia biológica: En la clínica que se practica en los Hospitales en China se ha consensuado una fitoterapia específica encargada de drenar Humedad y Estancamiento. I-33A: Bardana (Arctium lappa L.), Alholva (Trigonella foenum-graecum L.), Fumaria (Fumaria officinalis L.), Melisa (Melissa officinalis L.), Fucus (Fucus vesiculosus L.), Cola de Caballo (Equisetum arvense L.).

Dieta recomendada: Alimentos que han demostrado una acción drenadora de líquidos y flemas: ciruela, nuez, almendra, caqui, zanahoria, pimiento, puerro, rábano, ajo, cebolla, carne de pollo y cordero, vinagre, algas, maíz, mijo. Contraindicaciones: Dulces, lácteos, grasas, trigo y derivados y alimentos crudos y fríos.

TERRENO 2:

Plenitud o Exceso de Calor en Bazo y Estómago. Obesidad por exceso de actividad metabólica en digestivo – estómago. Hambre fuerte y calor metabólico interno.

Fitoterapia biológica: En Medicina Tradicional China se ha consensuado una fitoterapia específica encargada de calmar el exceso metabólico en estómago. I-33B: Altea (Althaea officinalis L.), Bardana (Arctium lappa L.), Nogal (Juglans regia L.), Angélica (Angelica sinensis Diels.), Melisa (Melissa officinalis L.), Alholva (Trigonella foenum-graecum L.).

Dieta recomendada: Alimentos que han demostrado una acción enfriadora en digestivo: Cebada, centeno, sandía, melón, pera, pomelo, lechuga, pepino, tomate, rábano, col, yogurt, alimentos frescos en general. Contraindicaciones: picantes, grasas y alimentos calientes.

TERRENO 3:

Estancamiento de Qi y Sangre. Obesidad por estancamiento enzimático y de sangre. Suspiros, hiperemotividad, dolor o molestias, distensión de zona lumbar, tendencia a heces secas.

Fitoterapia biológica: En Medicina Tradicional China se ha consensuado una fitoterapia específica encargada de drenar estos estancamientos. I-33C: Boldo (Peumus boldus Molina), Diente de león (Taraxacum officinale Weber), Salvia (Salvia officinalis L.), Menta (Mentha x piperita L.), Ajedrea (Satureja montana L.), Melisa (Melissa officinalis L.).

Dieta recomendada: Alimentos que han demostrado drenar la acumulación enzimática bloqueada en el ámbito digestivo: Salvado de trigo, centeno, maíz, arroz, higo, melocotón, pera, plátano, albaricoque, manzana, sandía, piña, limón, naranja, acelgas, espinacas, col, pepino, espárragos, alcachofa, zanahoria, calabaza, berenjena, lechuga, tomate, patata, carne de cerdo, conejo, cordero ternera, huevos, ostras, bacalao, pescado blanco, queso, soja, té verde, castaña, almendra, aceite de oliva, miel, algas, lentejas, nueces, setas (shiitake). Contraindicaciones: Alimentos de naturaleza caliente y sabor picante y amargo, pimiento, ajo, pimienta, alimentos crudos, trigo, dulces, café, alcohol, valeriana, cereza, uva, yogurt y canela.

 

Algunos consejos más:

 La obesidad es una patología determinada por una biología desequilibrada (tal y como se detalla en el estudio), pero obviamente también por unos hábitos de vida erróneos, por lo que el reequilibrio pasa también por el control de aspectos esenciales:

  • DIETA FRUGAL: La moderación en las cantidades de comida (una cierta frugalidad), así como evitar el exceso de hidratos de carbono simples o de absorción rápida (dulces y harinas blancas), será siempre importante.
  • EJERCICIO: También es imprescindible el movilizarse con la realización de ejercicio diario (practicar algún deporte y/o andar a buena marcha durante 30-40 minutos al día).

 

 

2 Comments

  1. Isabel Figueras

    es vital comprender la obesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *