Estudio biológico sobre An Shen Ding Zhi Wan

Cualquier ser humano puede pasar por épocas de debilidad, inducidas por un Vacío de Qi, que afecten su mente mediante un cierto sentimiento de miedo fácil, fragilidad emocional, mayor sensibilidad y reacciones con cólera, tristeza o alegrías exageradas frente a cualquier episodio. Pero a su vez, son evidentes también síntomas físicos como palpitaciones, puesto que la causa es el Vacío específico de Qi de Corazón, es decir, del corazón que late y de su asociado, la corteza cerebral, que siente.

Síntomas: Insomnio o vigilia frecuente (a menudo temprano en la mañana), agotamiento físico y mental, memoria pobre, pesimismo, desetabilización fácil por eventos aparentemente triviales, sobresalto, asustarse con facilidad, ansiedad, taquicardia sinusal, falta de aliento, letargo, sudoración espontánea, transpiración espontánea

Las patologías más habituales que se pueden desarrollar en este terreno biológico son depresión, ansiedad, neurosis, neurastenia, psicosis, insomnio, neurosis de ansiedad, manía, síndrome premenstrual, ataques de pánico, desorden bipolar, disnea.

La Medicina Tradicional China ha estudiado este síndrome al detalle y ha desarrollado una fórmula específica para corregirlo, AN SHEN DING ZHI WAN. Esta fórmula tradicional fitoterápica contiene plantas que estimulan el carácter profundo de la persona mentalmente decaído.

Ahora bien, AN SHEN DING ZHI WAN, expresa una acción específica al estimular el Corazón, puesto que tonifica el nodo sinusal y a la vez y como si fuese parte de lo mismo, el ámbito cerebral (la corteza cerebral).

La Medicina Tradicional China va más allá y señala que lo que de verdad estimula AN SHEN DING ZHI WAN es: “La Voluntad”. Es decir, la fuerza de voluntad.

He aquí un testimonio más de la naturaleza biológica, global, de la propuesta de la Medicina Tradicional China en que la voluntad como artificio mental expresa su anclaje orgánico dependiente directamente del tono cardiaco y más allá, del tono endocrino y neuroendocrino del que éste, a su vez, depende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *