Celulitis desde la Medicina Tradicional China

La celulitis es una inflamación de los tejidos conectivos celulares subcutáneos (literalmente significa inflamación de las células), causada por una infección bacteriana, que puede venir de bacterias exógenas o de la flora cutánea normal.

Comúnmente la celulitis se conoce como el acúmulo de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, especialmente en los muslos, la región glútea y el abdomen, formando nódulos adiposos de grasa, agua y toxinas. Entre el 85% y el 98% de las mujeres después de la pubertad presentan algún grado de celulitis. Si bien no es maligna ni síntoma de alguna enfermedad, por razones estéticas es algo que preocupa a muchas personas.

Existen fármacos que ayudan a eliminar los tejidos adiposos, procedimientos manuales externos como drenaje linfático, presoterapia o endermologie y por otra parte, tratamientos quirúrgicos como la liposucción, la lipoescultura ultrasónica o los láseres de lipólisis. La industria cosmética ofrece también multitud de remedios de aplicación externa como tratamiento para la celulitis.

 

Celulitis en Medicina Tradicional China

La anatomía patológica en que se describe la celulitis, es indicativa directa de los síndromes biológicos en que la Medicina Tradicional China la define. Es decir, la Medicina Tradicional China ha definido estos cuatro síndromes como causa biológica del desarrollo de la celulitis.

  • Hiperemia, es decir, Estancamiento de Sangre.
  • Acumulación de enzimas “alisantes” de células: Estancamiento de Qi.
  • Piel edematizada y caliente: Humedad-Calor.
  • Infiltración leucocitaria e hiperrespuesta inmunitaria: Calor Tóxico.

 

Fitoterapia China Tradicional

En el caso de celulitis común con formación de “piel de naranja” y estancamiento líquido, graso y sanguíneo leves y de expresión estética, la fitoterapia estudiada en Medicina Tradicional China es un conjunto de plantas unificadas en una fórmula cuidadosamente percentilizada en fitoterapia China con objetivo equilibrante de estos cuatro terrenos biológicos.

I-32: Peonía (Paeonia lactiflora Pall.), Angelica (Angelica sinensis Diels), Poria (Poria cocos Wolf), Forsithia (Forsythia suspensa (Thunb.) Vahl), Achyranthes (Achyranthes bidentata Blume), Agrimonia (Agrimonia eupatoria L), Alholva (Trigonella foenum-graecum L.), Genciana (Gentiana lutea L.), Abedul (Betula pendula Roth).

Notas importantes:

En el caso de celulitis severa con áreas de infiltración edematosa, dolor a la presión, vesiculación, abcesos e incluso necrosis, exige un control de los cuatro terrenos biológicos que están involucrados en el proceso y que reclaman fitoterapia específica cada uno de ellos.

Además, la Medicina Tradicional China propone esta fitoterapia para la celulitis, pero aclarando que va a suponer una corrección del problema de la celulitis en tanto se entienda que a la vez supone una reestructuración de toda la biología alterada, puesto que se van a evitar estancamientos de sangre, bloqueos enzimáticos y edemas y que estos cambios necesitan tiempo y dedicación.

 

Algunos consejos más:

 Dieta:

La alimentación es fundamental en la prevención y tratamiento de la celulitis. Está comprobado que las personas con celulitis tienen problemas de retención de líquidos, insuficiente drenaje linfático, sobrepeso, estreñimiento y/o  mal funcionamiento del hígado.

  • Cereales: Sésamo, mijo, cebada, maíz.
  • Frutas: Cereza, fresa, manzana, pera, limón, uva, frambuesa.
  • Verdura: Todas incluyendo caldos de algas o extracto de algas.
  • Proteínas: Algo de carne o pescado pero en poca cantidad.
  • Contraindicaciones: Grasas, dulces, los alimentos ácidos por su poder inmovilizante, alcohol, picantes, café, tabaco.

 Ejercicio:

La celulitis se origina por la acumulación de adiposidad que con el tiempo se va volviendo cada vez más dura, dificultando la circulación de la sangre en dichas áreas. Pero, cuando se hace ejercicio, la circulación sanguínea se activa y los vasos capilares de la zona con celulitis crecen, permitiendo que el área se irrigue mejor.

El más recomendable es el ejercicio aeróbico, debido a que utiliza principalmente la grasa como energía. Algunos ejemplos de actividad física asequible que ayuda a combatir la celulitis son andar, correr o ir en bicicleta, durante aproximadamente 30 minutos al menos tres o cuatro veces por semana.

Por otra parte, es muy importante tener en cuenta los ejercicios de tonificación, que consiguen que se consuma más calorías, incluso en reposo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *